Sueño y realidad

Publicado en por dacab

Sue-o-y-realidad.jpg

 

Recuerdo que en el profundo silencio sólo se escuchaba el leve, pero constante tic tac del reloj, que una y otra vez se burlaba de mí, recordándome que eran más de las tres de la mañana. Tenía cierto mal genio por no poderme dormir una vez más. Pero lo que realmente sentía: era una gran incertidumbre, con sutiles ataques de ansiedad. Trataba con todas mis fuerzas por conciliar el sueño, pero únicamente terminaba dando vueltas en la cama, a la vez que se calentaba hasta el punto de volverse insoportable. La verdad sobre mi insomnio no era otra cosa que, el constante pensar sobre ese extraño sueño que había arrebatado mi ser, de forma súbita, de los brazos de Morfeo. Sí, debo admitirlo. No podía dejar de pensar en ese arcano ser de mi sueño. No sé cómo describirlo, carezco de la capacidad de las palabras para poder definir a un ser tan mágico como él. Sólo puedo intentar describir lo que vi en mi sueño: su mirada era tierna, pero enigmática, profunda e insondable; parecía que de esos ojos salía todo el amor que necesita el mundo; su rostro era de facciones delicadas y su cuerpo de una armonía celestial. Lo vi caminando por un bosque, y en la medida que lo hacía, todo el lugar se iluminaba, y cuando sus manos tocaban las flores, ellas cedían a su magia y se abrían lentamente, dejando escapar sus aromas que inundaban aquel bello lugar. Por un momento, él volteó a mirarme, con una mirada que me hizo sentir, de alguna manera, que yo era parte de él, y él de mí; luego se sonrío, a lo cual el arcoíris no pudo evitar la tentación de mostrar su rostro ante tan bello gesto; el sol también sonrió por el sutil flirteo que le hacia el arcoíris a ese ser.  Me quede paralizado al observar cosas que nunca pensé que pasaran; pero allí estaba yo, ensimismado, embrujado o encantado por un ser que nunca pensé que existiera. Con esos pensamientos pase en vela la noche, deseando únicamente que llegara el nuevo día. Estaba ansioso por comenzar mis labores, y de esa manera, poder olvidar ese insólito sueño que había logrado desvelarme.  Así que muy temprano y con sueño, con ojeras y cansado, salí con buen ánimo a disfrutar del día. Sin embargo, para mi sorpresa, mi mundo no era lo que yo esperaba; todo era triste y gris, por un momento sentí que caminaba por un mundo sin ilusión, sin esperanza y sin amor. Nada se parecía al lugar de mi extraño sueño, mi mundo carecía de colores, de magia y de alegría; entonces, abatido, me senté en una banca, triste y desolado; cerré los ojos para evitar ver mi mundo; de pronto, el aire fue trayendo poco a poco la suave melodía de una voz; así que abrí los ojos, y ahí, frente a mí, estaba parado ese ser; en aquel momento volví a cerrar los ojos mientras me decía: ¿Será que estoy soñando? ¿Por qué no he despertado? Así que volví a abrir los ojos, pero él, aún, estaba ahí. Sin saber si era sueño o realidad, me levante sobresaltado sin poder dejar de mirarlo. Él volteó a mirarme, como en mi sueño, y se sonrío conmigo, y el arcoíris volvió a salir, y el sol se volvió a sonreír, y los colores volvieron a impregnar mi mundo de alegría y ensoñación. Como recuerdo esa noche y ese día, todavía no sé si mi realidad es un sueño o mi sueño es una realidad; desde entonces me digo: que bueno que está en mis sueños y en mi realidad ese hermoso ser con el que puedo compartir, reír y soñar; con el que puedo mirar más allá, y con  el que puedo comprender mejor el amor. Sin duda, es muy especial, y  pese a que hoy en día, todavía, no logro comprenderlo, no puedo dejar de inspirarme en él. Tal vez, por eso, solemos llamarlo… mujer.

 

DARÍO CABRERA

Derechos reservados de autor

 

Etiquetado en RELATO

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Monica Barragan 05/23/2009 22:23

Si...yo tambien estaba pensando que era Dios. Que lindo escrito! Deverda nos haces sentir muy especial como mujer. Muy bellas tus palabras. Te felicito!

jose lobato 05/17/2009 01:32

te felicito Cabrera ,tu relato debe ser muy bueno,porque me conmovio...pense que te habias encontrado con Dios,seguramente Dios estaba en la mujer de tu sueño

Sandra Rodriguez 04/21/2009 21:01

Fabuloso complemento,es una maravilla ser mujer.
No dejes de soneir!!
Te quiero un monton,sigue adelante

Elizabeth Calderon 04/21/2009 03:15

Gracias...leerlo me hace sentir aun más feliz de ser mujer...te merces lo mejor.