Un instante

Publicado en por dacab

Un-instante.jpg

 

Y la voz me lo volvió a decir; aún lo recuerdo. No entiendo por qué no le escuché en aquellas ocasiones, cuando muy en el fondo sé lo que significa esa voz; pero entonces, por qué no me detuve… ¡Sí!, ahora lo sé; la verdad es que iba tan veloz, pero tan veloz..., hasta que una vez, frente al mar, escuché: ¡detente!.. ¡Espera!..

 

Y en un instante, como nunca, muchas cosas pensé. Imaginé que todo estaba bien, y ahora no estoy seguro de si así es; sin embargo, la vida cambia, a veces, sin saber el porqué, pero en ese instante comprendí que he andado tan rápido que hasta de dudar me olvidé.

 

Si tan sólo me hubiera detenido por un instante… ¿qué hubiera hecho por ese ser amado que casi olvide?

 

Porque el mañana se transformó en hoy, y el hoy se volvió ayer; y sé que muchas cosas pasan porque así tiene que ser, pero otras sólo esperan que las motive también: como las palabras que no dije y del abrazo que negué, a ese ser que sin despedirse para el cielo se fue; o de la soberbia que me sedujo a callar mi voz y que me invito al silencio del odio y del rencor; o de las lágrimas que no pudieron escapar de un rostro frío y sin emoción, porque eso es lo que pasa cuando callas una y otra vez.

 

Si tan sólo me hubiera detenido por un instante… ¿qué hubiera hecho por el amor que se fue?

 

Porque los cambios vienen con cada amanecer, y en la noche sólo yo sabré lo que realmente fue: como la pareja que no acepte por miedo a romper mi estática, no la corporal, sino la mental; o del beso que no deje fluir y que me llevo de nuevo a la timidez; o de la sonrisa que contuve sin esfuerzo, porque eso es lo que pasa cuando no entiendes que la vida también es para reír.

 

Si tan sólo me hubiera detenido por un instante… ¿qué hubiera hecho por las cosas que deje atrás?

 

Porque las cosas por lo general no se repiten, y aunque lo desee, debo entender que de mi pasado es: como la oportunidad que deje pasar por no querer perder mi comodidad; o del viaje que nunca tome, y que aún añoro como si fuera ayer; o del tiempo que a Dios le pido, porque eso es lo que pasa cuando vives como una estrella fugaz.

 

Si tan sólo me hubiera detenido por un instante…

 

Por eso ahora, si no llego a escuchar, me digo: ¡detente!.. ¡Espera!..  Date un poco de tiempo y observa que es lo que te rodea. No te preocupes, sólo te tomará… un instante.

 

DARÍO CABRERA

Derechos reservados de autor

 

 

 

Etiquetado en ESC. VARIOS

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post