Poder decir adiós

Publicado en por dacab

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Decir adiós nunca ha sido fácil; la razón es, tal vez, porque durante mucho tiempo hemos venido coleccionando cosas, situaciones o personas que de alguna manera ya deberíamos haber dejado atrás. Aún, llamamos a personas que nunca nos devuelven las llamadas y olvidamos llamar a las personas que siempre nos recuerdan y nos aman, o guardamos cosas que supuestamente nos pueden servir algún día, cuando en el fondo sabemos que nunca las utilizaremos; mantenemos vigente en nuestra mente los recuerdos de situaciones que pudieron ser pero que nunca fueron,  pensando que esta vez será diferente…, y dejamos de soñar por comenzar a fantasear, y nos arraigamos a personas que sabemos que debemos dejar partir por miedo a estar solos, o abrazamos la soledad por miedo a sentirnos acompañados y comprometidos; nos aferramos a recuerdos de relaciones que sólo nos hacen daño, o aceptamos personas que ni siquiera nos inspiran para llenar un vacío que sólo está en nuestra mente. Así, nos obstinamos con el sol poniente y nos negamos a ver la magia que trae la noche. Muy en el fondo sabemos que para todo ello hay un momento para decir adiós…, pero nos duele, no es fácil, ¡nunca ha sido fácil! Al decir adiós sentimos que perdemos algo, y la verdad, no nos gusta perder, es parte de nuestra naturaleza. Sin embargo… es algo que debemos hacer tarde que temprano. Entre más rápido lo hagamos, más ligeros y libres seremos.

Poder decir adiós es: mirar hacia atrás con orgullo porque sabemos que todo eso nos hizo más fuertes, pero nunca dejar perder nuestro horizonte, porque ahí está la magia de todas las posibilidades de nuestra vida.

Poder decir adiós es:  perdonar a las personas que nos lastimaron, traicionaron o engañaron, porque, a lo mejor, actuaron arraigados a tantos paradigmas absurdos de la sociedad, o por pura ignorancia o miedo; aun así, debes perdonar…, y así, ellas nunca lo sepan, lo importante es que tú lo sabes, y esa carga ya no te acompañara más.

Poder decir adiós es: encontrarse a esas personas en la calle o en cualquier lugar y poder mirarlas a los ojos sin ningún tipo de emoción mezquina, bendecirlas con tu corazón, porque posiblemente ellas nunca más estarán en tu vida, pero tú siempre estarás en la de ellas.

Poder decir adiós es: perdonarse a ti mismo porque permitiste que te hirieran, y tú eres el responsable de tu sufrimiento; sin importar que te digan o que te hagan, sólo tú decides que tanto y por cuanto tiempo quieres sufrir.

Poder decir adiós es: ser sincero y honesto contigo mismo, aceptar que te has equivocado, y hacer uso de la virtud de la humildad, para pedir perdón a las personas que has ofendido o maltratado.

Poder decir adiós es: no descargar tus frustraciones por experiencias pasadas con las personas que te quieren y desean ser parte de tu vida. 

Poder decir adiós es: darte la oportunidad de un nuevo amor, porque si no es así, tu antiguo amor no sólo te lastimo, sino que te robo la oportunidad de ser feliz.

Poder decir adiós es: no enfadarse por el carro estrellado, o por quedarse sin trabajo, o por no tener dinero ni siquiera para invitar a tu ser amado a salir, porque tienes la certeza que todas esas tonterías son necesarias para el siguiente día estar mejor.

Poder decir adiós es: levantarse con la esperanza y la fe de que todo va a salir bien, porque naciste para ser un campeón y sabes que todo lo que te pasa es parte de tu crecimiento para llegar a la cima.

Poder decir adiós es: respirar tranquilo y caminar pausado, sin angustias ni zozobras, porque disfrutas más de la calle, del paisaje y de la vida, ya que vives ahora pensando en las cosas importantes y no en las urgentes.

Poder decir adiós es: saber que, sin importar las circunstancias y las luchas, tienes personas que te aprecian, te admiran y te aman, y, por supuesto, un gran amigo llamado Dios.

 

DARÍO CABRERA

Derechos reservados de autor

 

Etiquetado en ESC. VARIOS

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Alejandro Estrada 10/22/2009 23:12


Gracias por ese escrito, habemos muchas personas con deseos de decir adios pero a vecesbpor orgullo no lo hacemos mil gracias y suerte


marilyn 03/29/2009 23:50

Me encanta Dario muy cierto y regala una sensacion de tranquilidad muy especial...