Recuerdo de una musa

Publicado en por dacab

Recuerdo-de-una-musa.jpg

 

 

Cuando pienso..., que se puede escribir, y te enfrentas al papel en blanco.
No sabes qué quieres decir..., de pronto todo comienza a tomar forma entre
espacios de letras que se conjugan y juegan a expresar:
quizá imágenes, recuerdos o aspiraciones. Entonces ya nada importa,
porque tú eres la conjugación de ellas.
¿Y los espacios en blanco que habitan entre las letras?,
son ellos la magia de las palabras,
pues sin ellos no existiría la armonía de la escritura;
al igual que tus gestos que se esconden en tus facciones,
son ellos la magia por la cual te puedo recordar,
pues sin ellos no existiría tu rostro en mí.
¿Pero qué sería de ello sin la sublime melodía de tu voz?,
en sutiles agudos o bajos resonantes; ¿acaso importa su frecuencia?
Pues todo es parte de ti, y así te conjugas, en mi ser,
como las letras que mi mente abrupta deja fluir
para poderte expresar que te extraño.
¡Es por eso que no pienso nada al escribir!,
porque si así lo hiciere, mis palabras no serían tan comprensibles para mí,
¿lo serían para ti?, no lo sé; sólo habría una forma de saberlo.
¿Pero y si no me entiendes? Entonces…
¿Qué sería del sentimiento que se escapa para transformarse
en palabras y que tiende a fundirse en la blancura del papel?,
sería como mis caricias, que se quieren escapar para fundirse
en tu piel, para jugar en la amplitud de tu cuerpo
y poderse conjugar en símbolos románticos
que te lleven a la plenitud del éxtasis corporal
de la sutileza intangible.
¡Sí! Sería grandioso poder componer en tu piel.
No con símbolos gráficos, que sin demeritarlos me han servido
de cómplices para expresarte tal fin. ¿Pero qué símbolos utilizaría?
¡Ah!, si pudieras percibir lo que mi mente compone...
En tu suave piel escribiría poemas de besos y novelas de pasión,
con algunos cuentos de caricias y biografías de amor.
¡Pero ya vez!,
lo que me produce un papel en blanco y el recuerdo de vos…
Que hasta olvidé comenzar, como comienza todo escritor.
Escribiendo un prólogo o.., como hace un compositor…
Pero en cambio yo…, sólo comienzo recordando tu voz.
Pues no me es fácil escribir, lo admito en verdad.
Escribir para ti, mi musa, es grato en realidad;
¡y hasta para bellas chicas!, incluso de hermosa deidad.
¡Oh! No pienses que esto es vanidad…
Te respondo una duda, sobre mi finalidad,
de lo que escribo… ¡Eso sí!, por curiosidad.
Como te habrás dado cuenta, del comienzo, otra vez,
me olvidé.
¡Ya recuerdo!..., se comienza con un ¡Hola!, tal vez,
o… ¿Cómo estás?,
pero yo prefiero decir: ¿y cómo vas?
¡Recuerda!... Muchas cosas no recordé,
pero de ti, jamás me olvidé.
 

DARÍO CABRERA

Derechos reservados de autor

 

 

 

Etiquetado en POESIA

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Norma Thais 07/14/2010 22:32



Dario, hemosísimo tu escrito , a todos nos pasa que nos enfrentamos al papel en blanco y no sabemos que escribir y como magia de dios comienza a tomar forma y a convertirse en nuestros
sueños.
UN GRA ABRAZO.norma
y te invito a que pases por mi página que hy una tierra baldía



Rocío L' Amar 07/14/2010 22:30



el hombre/mujer enamorad@ todo lo quiere... y no importa si se comienza con un "hola" o un beso robado a la suerte, emotiva epístola, mensaje,
besos,



joel beltran 06/24/2010 05:44


hola mi chinaso como estas, veo que tienes una pagina especial , me parece muy bueno como has evolucionado, me alegra y me enorgullece saber que comparti contigo una gran etapa de la vida, de estos
treinta escritos me gusto mucho el de mi madre y yo, y la jaladita de orejas que le pagaste a tu amigo uribista. jajajaja espero no se haye resentido.

bueno mi querido amigo cuidate mucho y aqui desde la distancia te estima y te recuerda tu gran caompañero y aunque ingrato amigo

joel


Laura Vargas 04/21/2009 03:12

Bueno, la próxima vez que la musa no quiera ser mi amiga intentaré llegarle con un "........., se comienza con un ¡Hola!, tal vez,
o… ¿Cómo estás?,
pero yo prefiero decir: ¿y cómo vas?
¡Recuerda!... Muchas cosas no recordé,
pero de ti, jamás me olvidé."
............Me encanta leer lo que escribes,

Laura.